[]Poda

Hay dos clases:

  • Poda de mantenimiento: Sirve para formar poco a poco el bonsái y para acentuar las formas deseadas. Para hacerlo se podan las ramitas cuando tienen 7 u 8 pares de hojas, cortando por encima de los 2 ó 3 primeros pares de hojas. Se han de quitar las hojas amarillas y los brotes del tronco.
  • Poda drástica o de formación: Consiste en podar el bonsái drásticamente para darle la forma que se quiere. La forma de poda más drástica es la que se realiza destinada a los ejemplares en escoba: cuando se quiere crear este estilo se debe cortar el tronco con una navaja afilada en bisel o cóncavamente para que las ramas que surjan lo hagan desde el mismo punto. Y para que éstas crezcan hacia arriba conviene rodear el corte con un cartón opaco que sobresalga unos 5 centímetros para que las ramitas se dirijan hacia arriba disimulando la cicatriz. En el corte se debe untar la herida con una hormona cicatrizante.