Ginkgo
Ficha del ginkgo.

Nombre Común:

Ginkgo.

Nombre científico:

Gingko Biloba. “Ginkgo” proviene de su nombre nativo, yinkuo, mientras que “biloba” hace referencia a los dos lóbulos de sus hojas.

General:

Perteneciente a la familia de las ginkgoáceas, de la que es su único superviviente, puede considerarse un verdadero fósil viviente dentro del reino vegetal. Un representante de la transición entre la era de los helechos y la de las plantas superiores allá en el periodo carbonífero, hace más de 280 millones de años. Se le consideró extinguido hasta que fue descubierto en el siglo XVII en la región china de CheKiang.

Es un árbol caducifolio que puede alcanzar hasta los 30 metros de altura, de copa piramidal en árboles masculinos, y más horizontal en los femeninos. La corteza de su tronco es de color gris y fisurada. Sus hojas son verdes tornándose amarillas en otoño, de gran tamaño y forma de abanico de dos lóbulos.

Condiciones de cultivo:

Situación: A pleno sol. En climas fríos conviene proteger un tanto las raíces del efecto de las heladas. Soporta bien el viento y la contaminación atmosférica.

Riego: Regar abundantemente cada vez que se seque el sustrato en verano, reduciendo la cantidad en otras épocas, sobretodo en invierno si hay riesgos de helada.

Abonado: Constante durante el período de crecimiento. Evitar los periodos más calurosos. Conviene esperar unas semanas antes de empezar a abonar tras la brotación para dar tiempo a la maduración de las hojas.

Trasplante: En primavera cada dos o tres años, en función de la madurez de la planta. El sustrato puede ser la mezcla normal, por ejemplo akadama mas volcánica.

Poda: Pinzado de brotes durante la estación de crecimiento. Evitar dejar grandes cortes demasiado visibles pues encallece con una cierta dificultad.

Propagación: Factible a partir de semillas estratificadas en otoño y sembradas en primavera. También resulta factible el esquejado.

Plagas y enfermedades: No es demasiado susceptible a plagas.

Estilos más adecuados:

Los estilos verticales son los más adecuados. No es un árbol que ramifique abundantemente así que una de las formas más habituales y típicas en un gingko es en forma de llama o columna.

Comentarios:

Si bien es posible alambrarlo, no es un procedimiento habitual. Los gingkos dadas sus peculiaridades suelen formarse mediante poda.

Un punto a tener en cuenta es que no todas las yemas presentes en el árbol se alargarán para formar un brote llagada la primavera. Es muy común que la mayoría de yemas, incluso las apicales, algún año decidan no estirarse sacando simplemente un penacho de hojas y nada más. Es casi imposible decir, a simple vista, cuales de entre todas las yemas presentes van a alargarse formando una nueva rama llegada la primavera, y cual simplemente sacará una serie de hojas. Esto no significa la muerte de esa yema, pues el año siguiente puede perfectamente brotar con toda normalidad.