Gardenia
Ficha de la gardenia.

Nombre Común:

Gardenia.

Nombre científico:
De la familia de las rubiáceas, el genero gardenia comprende alrededor de 70 especies distintas de las cuales puede que una de las más utilizadas como bonsái sea la Gardenia Jasminoides.

General:

La Gardenia Jasminoides es originaria de China y Japón formando un arbusto de alrededor de metro y medio de altura. El follaje es perenne, de un color verde brillante y acompañado de flores blancas y muy aromáticas.

Condiciones de cultivo:

Situación: Necesita mucha luz, pero evitar el sol directo en climas más cálidos. Es una planta que necesita calor de forma que durante su periodo de reposo si la temperatura puede bajar de los 10 grados es mejor protegerla. El viento puede ser problemático para el follaje.

Riego: Moderado en verano aumentando la cantidad justo antes de la floración, en invierno espaciar los riegos pero sin dejar el suelo completamente seco. Vigilar el contenido de cal en el agua, al igual que con las azaleas un exceso de cal resulta mortal para estas plantas.

Abonado: Abonar justo tras la floración y más intensamente en otoño.

Trasplante: Cada uno o dos años a finales de primavera. Usar mezclas de suelo ácidas.

Poda: Eliminar las flores tan pronto como empiecen a marchitarse. El pinzado debe llevarse a cabo tras la floración. Durante el trasplante convienen podar ramas muertas y aclarar algo el ramaje.

Propagación: A partir de esquejes en primavera.

Plagas y enfermedades: Las plagas más frecuentes son cohinillas, pulgones, mosca blanca y caracoles. En el apartado de enfermedades una de las más corrientes es la clorosis por la cual el follaje amarillea progresivamente desde el limbo. En este caso se debe controlar el exceso de cal en el agua y aplicar extras de hierro, nitrógeno, magnesio y cinc.

Para datos mas concretos consultar el artículo sobre plagas de las sección de Técnicas y Cuidados de Portalbonsai.

Estilos más adecuados:

Se adapta bien a casi todos los estilos y tamaños.

Comentarios:

Las gardenias toleran bien el alambrado pero se debe tener cuidado con la corteza. Proteger con rafia en ocasiones puede resultar necesario.

Un punto a tener en cuenta para su correcto cultivo, más bien un punto vital para su supervivencia, es que requiere de suelos especialmente ácidos. El sustrato que mejores resultados da con este tipo de plantas es la Kanuma, una arcilla de PH ácido. Mezclada con volcánica suele dar excelentes resultados. Se puede pensar en otros suelos ácidos para añadir a la mezcla, al estilo de la tierra de castaño o similar, pero en estos casos se introduce una buena cantidad de componente orgánico en el sustrato que no siempre es la mejor opción, entre otras cosas por que dificulta un tanto el drenaje.

De cualquier forma en este sentido también se debe vigilar el agua de riego: debe estar completamente libre de cal. Conviene usar agua de lluvia, o en su defecto filtrada por ósmosis inversa. Si el contenido de cal en el agua, y por tanto en el sustrato, es elevado, o incluso moderado la gardenia tendrá los días contados.