Nombre común:

Casuarina, pino australiano

Nombre científico:

Casuarina equisetifolia (de Australia), y casuarina Cunninghamiana( deAustralia, Malasia y Polinesia) El nombre del género alude al aspecto del plumaje del casuario (ave no voladora australiana) al que recuerdan las ramitas.

General:

Se trata de un género de árboles de aspecto parecido a la coníferas, procedentes de Australia y el Pacífico de hasta 35 metros de altura , de porte inicialmente piramidal y más irregular al envejecer.

Actualmente naturalizada en todo el cinturón templado y tropical. Toleran la sal hasta el punto de crecer junto al mar con las raíces bañadas por el agua salada . Es frecuente su uso como arbolado viario. Crece rápidamente y se reproduce con facilidad . A pesar de su aspecto , no se trata de un pino, lo que parecen agujas , son en realidad ramitas con diminutas hojas en los entrenudos casi invisibles. Produce piñas del tamaño de un garbanzo en gran cantidad.

Condiciones de cultivo:

Situación: Para estimular el crecimiento lo mejor es el pleno sol. Debemos protegerlo de las heladas, aunque en cultivo en suelo resista hasta –8º C , como bonsái sólo soporta heladas ligeras. Resiste bien el viento , el salitre y la sequedad ambiental.

Riego: Como árbol vigoroso que es, necesita agua abundante, no le perjudican las aguas calcáreas.

Abonado: No debemos contener su crecimiento pasando hambre, sino pinzando, así que precisa de abono abundante.

Trasplante: El rápido crecimiento radicular puede hacer necesario trasplantar cada año, cada dos como mucho. Si trasplantamos a mezclas poco nutritivas debemos abonar intensamente. Es un árbol muy adaptable al suelo y poco exigente. Se realiza preferentemente en primavera, aunque en regiones cálidas se puede hacer entre abril y septiembre.

Poda: La casuarina brota desde todo el tronco y las raíces superficiales, y los brotes engrosan rápidamente, por lo que debemos eliminar cuanto antes los que no deseemos para evitar cicatrices y alambrar los que queramos rápidamente. Cuidado con el alambre, hay que vigilar semanalmente si se clava. Podemos hacer podas radicales como si de un caducifolio se tratara, podemos acortar ramas como queramos, porque siempre brotará por detrás o desde la corteza vieja sin problemas.

El pinzado de las ramitas (recordemos que no son agujas) se hace con los dedos como en un junípero. Se rompen limpiamente por los entrenudos sin secar las puntas. Eso sí, es un trabajo constante durante todo el crecimiento. Es un árbol que da trabajo continuamente, pero se obtienen resultados en poco tiempo.

Propagación: En contra de lo que parece, es un árbol muy difícil de recuperar, porque emite largas raíces y siempre recuperamos un plantón con un par de raíces gruesas. Además lo más frecuente es que lo que parece un plantón sea un chupón de raíz de una casuarina adulta que crece a varios metros.

En cambio es muy fácil por semilla. Se recolectan las piñas a finales de verano asegurándonos de que están maduras (color marrón) pero cerradas. Las dejamos en un frasco para que se abran y liberen sus diminutas semillas. Las semillas las plantamos inmediatamente (aunque mantienen el poder germinativo 1 o 2 años) y germinan en unos 10 días. No es necesario estratificar.

Plagas y enfermedades: No le afecta ninguna plaga, sólo el barrenillo puede ser un riesgo.

Estilos:

Es buen candidato para el erecto formal. Como lo formamos desde semilla podemos modelar también erectos informales a nuestro antojo. También los bosques son atractivos y de resultados muy rápidos.

Comentarios:

Es el árbol ideal para los que no tienen paciencia, pues en diez años tenemos un bonsái que tardaríamos cincuenta años si de un pino parvifolia se tratara. Los resultados son muy bonitos, su corteza inmejorable y la longitud de las falsas agujas la que queramos en cada momento.

En detrimento de todo esto, tanto crecimiento hace necesario ser muy perseverante en el pinzado, poda y modelado y tener una cierta técnica, pues todo ocurre muy deprisa y no hay que equivocarse (aunque enmendar errores sea mucho más fácil que en las coníferas). Es el árbol perfecto para cultivadores impacientes pero con algo de experiencia y técnica.